8/3/09

Una cuestión de confianza

Una vez existió un hombre que cada día de la semana se tenía que despertar a las 8AM para poder ir a su trabajo. Lo curioso, es que éste individuo se despertaba con el ruido de la apertura de puertas de una fábrica muy cerca de su casa. Nunca un despertador, una alarma, lo que fuese, siempre a las 8 estaba arriba. Nunca un fallo de la fábrica que le haga peligrar el trabajo de esta persona. ¿Cómo es que ésta persona siempre podía confiar en la fábrica? ¿Qué podría haber pasado sin un día cerraba? Por quiebre, luto, o por lo que al dueño se le ocurra, cualquier cosa podía ocurrir y sin embargo éste hombre confiaba en algo que ni siquiera sentía algo, no tenía sentimientos, ¡No era una persona! Era simplemente una fábrica.
Para profundizar la vida de este señor, no tenía familia. De sus padres nadie sabía nada, nunca se casó ni mucho menos tuvo hijos, nada de hermanos o hermanas, era un alma solitaria en una vida llena de corazones.
Un día, como lo eran todos, tenía una melodía en su cabeza. Estuvo todo ese día intentando averiguar no solo de donde salió esa melodía, sino por qué la tenía en su cabeza. En su trabajo era difícil preguntar, era un zapatero que no le costaba mucho su trabajo, parecía que había nacido para vivir de esto.
Un día descubrió que esa canción no pertenecía a nadie, ni a un compositor de música clásica, ni un viejo blues, ni al rock n’ roll. ¿Cómo era esto posible? Dado que no existía tal canción. Éste hombre no podía recibir una onda sonora, no podía escuchar. A la vez estaba tan solo que la única chance que tenía de confiar en alguien, o mejor dicho, en algo, era una fábrica, que ciertamente lo hacía y muy bien.
Se dio cuenta lo triste que era su vida y no tuvo otro remedio que confiar en sus sentimientos, en sus sueños… Y morir, porque vivía en un mundo de sueños donde la confianza era pura pero sin nadie en quién depositarla, ni siquiera en una fábrica, ya que no existía, era todo producto de su inconsciente para utilizarla como despertador. No valía la pena vivir en un mundo donde la música era única pero sin nadie con quien compartirla, y esas son cosas con las que uno no puede vivir. Aunque… Rescatemos algo, la música siempre va a estar, y hasta que alguien no la experimenta, no tiene sentido morir.

11 comentarios:

Paloma.- dijo...

Una vez leí que el arte (refiriéndose desde obras plásticas a música) debía ser compartido con las personas, sino no completa la función o propósito que tiene..

Saludos!

Ana Frank dijo...

¡Es que la música es vida! Y coincido en que es más lindo compartirla (aunque los encuentros que se dan sólo entre la música y yo sean de los más lindos también). Un poco de eso me pasa con los mates.. necesito tomar con alguien; estando sola, se me hace más amargo de lo que me gusta.
Lindo escrito :) Voy a seguir tu blog!

Ana F.

maru dijo...

Gracias por responder. ji.

PLASTICO INEVITABLE dijo...

entre por tu fanatismo de los Beatles y me gusto la pag
saludoos

Yanina dijo...

hey dude ! veo que vos también escuchás música y de la buena :)
te dejo un beso, me gustó tu blog.
ahora te agrego a mi lista de blogs.
saludos, que estés bien!

ruhnezmay dijo...

jajaj dale
formemos un coro y cantemos en florida=)
y me alegro mucho de que hagas valer la ley de bosqueeeessss :) :)
y si, ultimamente me gusta mucho abrazar =)
jajaj besos y que andes bien!!

Ana dijo...

Qué tal, me dejaste un mensajito en mi blog y acá estoy. Ananá a domicilio (me llamo Ana, pero tras llamarme Ananá un buen tiempo, terminé por aceptarlo)

En fin, yo siempre fui un queso para la música. No tengo coordinación. Escucho buena música, pero no tengo oído. Tuve dos experiencias, una a los siete años, cuando quise aprender guitarra, y ésta, por ser acústica, resultó ser mucho más grande que yo. Creeme, era una imagen cómica, la guitarra y la niña.
Y la otra experiencia a los catorce, cuando fui a clases de piano. Pero claro, no tengo piano en casa y llega un momento en el que es un poquito difícil practicar así. De todas formas, mi adolescencia efervecente me desvió de ese camino (eso quiere decir que me puse de novia y mis hormonas terminaron por mandar el piano a la mierda)

Eh, bueno, te agrego a ff (?), ja, no, te pongo en mi listita de blogs, y ahora me fijo tu lastfm.

Hasta lueguito.

PD: ¿el relato que escribiste se sitúa en la actualidad? de ser así, el personaje debería tener en cuenta la crisis y la quiebra de las fábricas eh (?)

PD1: Respecto a la encuesta, yo so feliz y me costó mucho.

Ana dijo...

Y no creer en la felicidad me parece absurdo, por favor, ¡basta de adolescentes queriéndose hacer los intelectuales de vida sufrida! Se figuran a la felicidad como el mundo de los Ositos Cariñosos, y no es así. Abran la cabeza, por dió.

Los problemas son inherentes a la vida humana. La vida no es una mejoría lineal sin fin. Uno se supera a sí mismo siempre a partir de un problema. Es en la crisis que sacamos fuerzas, que se hacen los mayores descubrimientos y nos hayamos como potencias creadoras. Algo así dijo Marx alguna vez, pero respecto a la historia (materialismo dialéctico, la historia se mueve a partir de contradicciones), y el otro día leí un fragmento de Einstein que decía algo muy parecido.

Y en fin, feliz es estar lo suficientemente conforme como para saber valorar el presente, pero no como para resignarse con él. Por el contrario, feliz es, a pesar de los problemas (que existen, siempre) querer seguir viviendo. Hacerse cargo de uno.

ahora sí, ¡adiosito!

ruhnezmay dijo...

con respecto a la encuesta, no vote porque no encontre una respuesta que me identificara del todo..
me considero una adolescente normal, a ver...
eso de que 'la felicidad no existe, es algo que se imagina para intentar sentirse mejor' es un completo absurdo y una estupidez
por momentos estoy triste, cuando me pasan cosas malas, que se yo
se enferma alguien querido
me peleo con alguien querido
hay tristezas que duran más que otras
pero se superan!
aunque parezcan enormes son pequeñitas...
asi que me considero una persona feliz, (en general)

ruhnezmay dijo...

jaja hippie natural bien ahi!
si, el poema es mio =)
y si queres decime Emili con i latina al final, asi me dicen algunos jajaj xD
nah como quieras
hay que tener en cuenta que en florida hay un flaco que toca y canta canciones de los beatles pero muuuuy zarpado... ya hay competencia :P

Arian..* dijo...

me resultó muy interesante tu blog :)
desde la musica y peliculas q te gustan, hasta los posteos =)
besos!